UN DESTINO PARA CADA MES: “ANDORRA” EN ENERO

¡Parece que el frío, frío ya está aquí! Y con la cantidad de  copos de nieve que está cayendo este año, la temporada, promete.

Para los que todavía no han ido este año, muchos empiezan a planear sus vacaciones en la nieve ahora que están las pistas a pleno rendimiento, ¿una escapada de fin de semana? ¿las fiestas de pascua? o ¿una semanita para aprender o mejorar el esquí?

En plena estación de invierno a muchos nos apetece un destino de nieve, con montañas blancas, comida de cuchara y chimeneas ardientes.

ANDORRA

Y si tienes hijos, seguro que con esta experiencia disfrutarán, hacer un muñeco de nieve, deslizarse en trineo , ponerse los esquís por primera vez… o, ¿qué me decís de una guerra de bolas de nieve? ¡Las risas están aseguradas!

Ya me estoy transportando a la calidez y el bienestar que me produce el estar calentita dentro del hotel, mirando por la ventana la nieve caer y cogiendo fuerzas con una buena taza de chocolate caliente, para la próxima aventura por las pistas de esquí.

En esta ocasión, para este mes de enero, os propongo un destino relativamente cercano, un pequeño país de montaña que conozco bastante bien: ANDORRA.

Y a continuación 10 claves por las que me gusta este destino en temporada de invierno:

1. Grandvalira: Es la estación de esquí con uno de los mayores dominios esquiables del sur de Europa, con una extensión de pistas de unos 210Km. En cuanto al precio, como en todas las estaciones de esquí, el forfait (entrada a las pistas), es caro, sí, pero más o menos lo mismo que en otras estaciones (desde 40€/persona y día), pero te ofrecen posibilidad de comprar entradas sólo de medio día, de día completo, “multidías”… la ventaja que con el forfait puedes acceder a todo el dominio esquiable de todas las zonas. ¡Ah! y los niños hasta 6 años ¡no pagan!

2. Buenas instalaciones y fácil acceso: tiene 6 accesos diferentes a las pistas, todos a lo largo de la Carretera General 2, conocida como Carretera de Francia. Por lo que según la cercanía de tu alojamiento podrás acceder con facilidad a las pistas evitando las grandes colas que se forman en otros lugares que tienen sólo un único acceso. En cuanto al acceso al país, el gran problema que ha habido siempre son las interminables colas tanto para entrar como para salir de Andorra. Esto es debido a la orografía del lugar, conscientes de ello, los andorranos no cesan en su empeño de crear nuevas carreteras y túneles para minimizar el tiempo. Por tu parte, te aconsejo evitar la hora punta, y salir temprano por la mañana o ya por la tarde. He de decir, que cada año que voy, las infraestructuras mejoran considerablemente y las colas poco a poco van formando parte del pasado.

3. Destino ideal para familias: He escuchado alguna vez que Andorra tiene las pistas de esquí muy “facilonas”, desde que se formó Grandvalira y se unieron todas las pistas desde Pas de la Casa-Grau Roig y Soldeu-El Tarter os aseguro que tiene de todos los colores y niveles. Ahora sí, es ideal para debutantes y familias con niños pequeños, ya que tiene gran cantidad de pistas verdes (las fáciles) muy anchas, siendo la clave para los inexpertos en este deporte blanco.

family andorra

Además dispone de zonas especiales y cerradas para niños, con arrastres para su altura, cintas transportadoras, juegos y todo ello decorado en un ambiente infantil que les encantará. Disponen de la “experiencia imaginarium” para los más peques de la casa, y el circuito “Bababoom circus” para esos pequeños aventureros esquiadores. Siempre me quedo con la boca abierta, al ver esos renacuajillos, embutidos con su traje de esquí y su casco, esquiando como bólidos como si tal cosa.

Como novedad han inaugurado el servicio de guarderías para niños de entre 12 meses y 4 años. Los pequeños estarán tanto en contacto con la nieve como en una sala interior de juegos. Está disponible en 4 zonas de Gran Valira y ofrecen el servicio de medio día o día completo.

4. Instalaciones para los amantes de la adrenalina: Si eres de los que le gustan las emociones fuertes y te atreves con todo, aquí encontrarás la capital del deporte extremo, con una academia de Freestyle y 4 snowparks, los saltos, piruetas y trompazos varios están asegurados.

5. Variedad de actividades: Para los que no quieran esquiar o prefieran alternar el esquí con otro tipo de actividades, existe una amplia oferta de lo más variada: raquetas de nieve, construcción de iglús, excursiones para interpretar la naturaleza, motos de nieve, mushing (paseo en trineo arrastrado por perros),curso de conducción por la nieve, incluso una salida nocturna subido a un Groomer rides, vamos, la máquina ratrac que allana las pistas para el día siguiente.

Dejando a un lado las actividades de aventura, también puedes recorrer pueblecitos con encanto, visitar capillas y algún museo y conocer la historia del lugar.

mushing

6. Bajar hasta el parking esquiando desde la cima: La última bajada del día, al atardecer es una gozada. Puedes seguir la pista más fácil, la “Gall de Bosc”, y disfrutar de un descenso suave atravesando los bosques de la zona baja de las montañas. Eso sí, puedes encontrarte algunas “bañeras” que se forman a esta última hora de la tarde y algunos intrépidos debutantes que se empeñan en bajarla haciendo la cuña… jejeje . Por otra parte, si quieres algo más de emoción, puedes descender “a saco” hasta la zona de Soldeu por la soleada pista “Avec”, eso sí, una vez abajo, alza la mirada, y siéntete orgulloso de tu bajada. ¡Impresionante!

7. Experiencia 5 estrellas en un IGLÚ: Durante la jornada de esquí haz un alto en el camino en el IGLÚ-BAR, tomate algo fresquito (eso lo tienes asegurado) en un entorno insólito y espectacular.

iglu bar andorra

Y si estás de celebración y tienes la cartera llena, nada más apropiado que tomarte una docena de ostras acompañado de una copa de Champagne. Y si quieres rematar la faena, reserva una noche mágica en el IGLÚ-HOTEL. Ofrecen un pack completo (desde 173€/persona) que incluye cava y aperitivo de bienvenida, traslado en máquina ratrac hasta el iglú, paseo nocturno en raquetas de nieve, cena, acceso al jacuzzi y “romantic suite”. Todo ello a 2.350 metros de altura y bajo una construcción hecha sólo de hielo. ¿Te atreves? Que conste que no lo he probado pero seguro que debe ser inolvidable.

8. Variedad de alojamiento: Andorra ofrece una gran gama de alojamientos para todos los gustos y precios. Desde cómodos apartamentos hasta hoteles de madera y piedra a pie de pista. Si sólo vas a esquiar te recomiendo un hotel a pie de pista, así te ahorras el tener que coger el coche para llegar a la estación de esquí. En especial, me gusta la zona de Soldeu, con hoteles que están bastante bien y además desde allí mismo sale el telecabina que te sube hasta las pistas, ofreciéndote una vista panorámica de las montañas.

ANDORRA family 07 040

9. Restauración y copas: Andorra mima mucho su comida, tanto en pistas como en el resto del país. Variedad y calidad. No hay nada mejor que un plató de “escudellá” para calentar el cuerpo o un buen entrecot a la brasa para los más carnívoros.

En cuanto al tema “copas”, parece que Andorra quiere ponerse las pilas con el “après-skí” tan popular en la zona Austríaca. Y muchos os preguntareis, ¿qué es el “après-ski”? pues tan simple como ir a tomarse unas copas a pie de pista sin quitarse las botas de esquí. Por el momento, en la zona de Grau-Roig está el Vodka-Bar, coctelería y delicatessem en un ambiente de lo más “chic”. (Pronto publicaré una entrada con mis restaurantes preferidos).

iglu bar barra andorra

10. Relajarse en un Spa. Algunos hoteles de la zona disponen de piscina y jacuzzis e incluso un completo spa para relajarse después de un agotador día de esquí. Además Andorra tiene varios centros termales a la medida de lo que se busque. En primer lugar, destaco CALDEA (Entrada desde 28€). Es un espacio “termo lúdico” muy completo que consta de: laguna interior, laguna exterior, jacuzzi exterior, baños romanos, baño islandés, espacio de aquamasaje, baño Sirocco, saunas, hammam y áreas de descanso. Lo mejor es la experiencia de pasar a la zona exterior cuando está nevando, y si encima sales del agua y te rebozas en la nieve cual croqueta, verás qué contraste, ¡toda una sensación! Para pasar un rato, no está mal, eso sí, no esperes un silencio absoluto, ya que suele haber bastante gente. Para los que busquen algo más íntimo dentro del complejo existe la posibilidad con un cargo extra de disfrutar además de otras instalaciones separadas menos concurridas, tales como baño de pomelos, camas de agua, baño azteca con corriente… ¡ah! por la noche sobre las 21:30 hacen un espectáculo de luces y sonido en la laguna principal. También hay 2 paquetes con cena, uno al que cenas en bañador y el otro con ropa de calle. NOTA: Los niños pueden entrar pero a partir de 5 años. No disponen de guardería, pero lo que permiten en estos casos es que la entrada de uno de los padres se la puedan “partir” para que se turnen mientras uno de los padres se queda con el niño. MI NOTA: No estaría mal que adaptasen una zona para niños pequeños y así poder bañarse la familia al completo.

Por cierto, como madre de una niña de casi 2 años, he preguntado por la edad en la que podrían empezar a esquiar (si es que les gusta) y la respuesta es aproximadamente a partir de los 3 años.

¡A disfrutar del deporte blanco!

Por Silvia Martí

(Re-edit top ten post nov.13)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s