MALDIVAS

maldivas

Os presento como mi primera entrada en mi blog “LAS ISLAS MALDIVAS”. Es oir la palabra Maldivas, y mi corazón empieza a palpitar…fue como os adelanté en mi presentación, un lugar que quería conocer desde bien pequeñita. Me apasionan las islas, aún ni sabiendo donde estaban, recortaba los complejos que más llamaban mi atención, los bancos de arena, las cabañitas en la playa, los “overwater bungalows” con suelo de cristal….el inmenso mundo submarino… y fue en el 2006, cuando hicimos realidad este sueño y disfrutamos de la estancia en las “Perlas del Índico”.

bandera Maldivas

Empecemos por localizarlas en el mapa: La República de las Maldivas es un país insular, situado en el Océano Índico al sudoeste de Sri Lanka y la India.

 mapa Maldivas

Su nombre es originario del sánscrito cuyo significado es “Miles de Islas” (Mal: miles y Divas: islas), es el país más plano de nuestro planeta, un mundo onírico, inmaculado, de postal, más de mil islas(sólo 203 están habitadas) de formas redondeadas agrupadas en 26 atolones de arena blanca rosada, aguas azul turquesa transparente y coronadas por altivas palmeras, que hacen a su vez, un agradable sombraje para el disfrute de los viajeros.

plano islas

Para mí, un destino para el relax, para evadirse de la vida cotidiana, un lugar tranquilo para leer un buen libro, disfrutar del silencio, meditar, embelesarse con  la inmensidad del mar, pasear (eso sí, siempre por el mismo lugar, ya que muchas islas en menos de media hora les has dado la vuelta, jeje) y por supuesto, el plato fuerte del viaje: bucear, y para los inexpertos en esta materia, se puede disfrutar del “snorkel”… ya os adelanto que ¡no querréis salir del agua!

Deciros que de todos los lugares que he visitado, este ha sido el que más me ha hecho sentir que estaba más alejada de la civilización, Maldivas es única y diferente, cuando llegas te quitas los zapatos y no te los vuelves a poner hasta la partida…no hay carreteras, ni motores…tan sólo senderos de arena, de vegetación…da la sensación de estar perdida en un maravilloso rincón  del mundo donde poder disfrutar del “no news”. Simplemente sentir, experimentar la paz, dejarte llevar por su tranquilidad, dejarse abrazar y mecer por la brisa marina… Maldivas es desconexión total.

Desde que sales de España hasta el momento de llegar a tu “bungalow” es toda una odisea, en primer lugar: ¿como llegar? no hay vuelo directo por lo que hay que hacer escala, nosotros volamos con Qatar Airways, la verdad, una maravilla, exquisita atención, buena comida y asientos relativamente anchos para lo que viene siendo un asiento en un avión en clase turista, eso sí, si te puedes permitir viajar en primera,  el lujo extremo lo tienes asegurado.

Llegamos al Aueropuerto de Doha en poco más de 6 horas, y hacemos un “break” por el aeropuerto mientras esperamos al siguiente vuelo. Estirar las piernas, cotillear por las tiendas duty-free, picar algo (aquí ya puedes comer algún plato típico del Golfo Pérsico  como dice la tradición musulmana con la mano derecha (recordad; ¡nunca con la izquierda!) , una visita a una de sus tres mezquitas que hay dentro del aeropuerto y… la primera sorpresa al ir al servicio; ¡¡no hay papel!! Pero no es que se hubiese terminado, ¡no! La cuestión es que en su lugar hay una manguerita de la cual sale agüita fresquita para la limpieza de… en fin…me digo: dejemos la manguerita en su sitio y tiremos del clásico “Kleenex” que rebuscando por el bolso de una mujer, siempre aparece alguno…

Sin darte cuenta y tras este breve acercamiento a la cultura de medio oriente, despegamos rumbo a Male, capital de Maldivas, sólo 3.320 km nos separan del ansiado paraíso, 4 horitas  de vuelo y por fin ¡llegamos!

AEROPUERTO MALE

¡Uy la Virgen! Estamos volando con un “peazo” avión de los grandes, y divisas que tiene que aterrizar en una isla (ver foto), evidentemente, tratándose de las Islas Maldivas, pero cuando ves que la isla sólo tiene una pista de aterrizaje y desde ahí arriba la ves “muy, pero que muy, cortita”, jejeje, pienso: confiemos en la habilidad del piloto. Y… ¡Aprobado! Hemos aterrizado.

Y sí, ahora sí que sí, estamos en suelo Maldiviano. Una vez en tierra firme, nos pesan las maletas y hacen revisión “aleatoria” (esto de aleatoria, lo dejo entre comillas porque pasamos todos por el aro), ¿cómo puede ser? me acaban de requisar ¡¡una revista!! Supongo que porque en la portada aparecía una mujer en biquini, en fin, tampoco la echaré de menos… tengo un buen libro en la maleta. (Ojito que alcohol no se puede entrar tampoco). Y aquí empieza la espera, esto sin duda el único “pero” que hemos tenido en el viaje, tal vez fue ese día… o tal vez, su parsimonia…una hora, dos, hasta tres horas…esperando en el aeropuerto…nos desesperamos un poco,  y con el tiempo que llevamos de viaje desde que habíamos salido de casa, las fuerzas empiezan a flaquear y sólo queremos llegar a nuestro ansiado destino. Nos dan unos tickets para tomar un refresco y un bocadillito. ¡Algo es algo!

Empiezan a organizar a la gente según la localización de la isla, y depende de la distancia, te llevan en lancha ó en hidroavión, esto lo sabes de antemano cuando eliges el hotel, ya que en todos te pone el modo de desplazamiento, algunos de ellos, tienen su propia lancha donde te dan la bienvenida con “champagne”…

MALDIVAS HIDROTAXIA los dos medios, le veo ventajas e inconvenientes, en mi opinión prefiero el hidroavión, ya que es otra aventura que contar y unas vistas espectaculares durante todo el trayecto, te lo puedes tomar como si fuese una excursión en sí misma. En cuanto a la lancha, su  ventaja es que el viaje es más corto, y estás más cerca del aeropuerto, y con el cansancio acumulado del viaje, quieres llegar cuanto antes. Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de realizar la reserva, es que los hidroaviones no realizan transporte nocturno, por lo que si aterrizas de noche, tienes que pernoctar en algún hotel de Male, no es el caso de las lanchas, que sí que disponen de un moderno sistema de navegación GPS y sí que realizan transporte al anochecer.

Resumiendo: Si tu hotel está cerca del aeropuerto irás con lancha, y si está situado más lejos, con hidroavión, y si escoges ir con hidroavión, asegúrate de que tu avión llega a Maldivas de día y con un tiempo prudencial por si hay algún retraso no se os haga de noche.

Por fin, nos llaman, nuestro hidrotaxi está listo, ¡¡bien!! ¡Allá vamos! Somos 6 personas las que vamos al mismo hotel, cada pareja de una nacionalidad distinta, nos colocan estratégicamente según nuestro peso y distribuyen del mismo modo las maletas, arranca, ruido ensordecedor y de nuevo exclamo: ¡La Virgen! ¡¡El piloto va descalzo!! ¡Oh Dios! Ya me habían dicho que en las Maldivas no hacía falta mucho calzado, pero no pensaba que hasta el mismísimo piloto iría ¡¡con los pinreles al aire!!… ¡ah! y nos toca un piloto en prácticas con su maestro al lado, jejeje de nuevo, risas, bromitas… que pasan rápidamente a un ¡oooooh! Con la boca abierta, al poder admirar una de las más impresionantes vistas que nunca olvidaré. Desde el cielo puedes ver cada isla como si de células se tratasen, una gran gama de azules de una belleza espectacular… aquí las cámaras de foto y video van locas, y de pronto ves aparecer los resorts, que incluso alguno lo llego a reconocer de tantas veces que había visto el catálogo desde España… Aquí, para que os hagáis una idea del tamaño, un resort ocupa una isla.

MALDIVAS

Descendemos, ¡Dios mío! ¡Qué vistas! No puedo dejar de mirarlo todo, y es una ocasión única para hacer fotos aéreas de los atolones. ¡Madre mía! Si puedo ver peces enormes desde aquí… la adrenalina se dispara, me visualizo ya en el agua… estamos llegando, miro por la ventana, 3, 2, 1… tocamos agua, ¡ufff! El ruido de los motores disminuye, se desliza suavemente, y nos preguntamos: ¿pero donde está el hotel? agua por aquí, agua por allá… Pues nada, que aún hay más… jejeje el hidroavión hace maniobras hasta que se coloca paralelo a una plataforma flotante muy pequeña, y nos hacen bajar y subir a un Dhoni, embarcación típica maldiviana, ahora sí que sí, esta odisea llega a su punto final, tranquilamente bajamos en el embarcadero del Resort, ¡¡¡bien!!! ¡¡Llegamos!! (estoy por besar el suelo…pero es arena jejeje).

Ya desde España habíamos escogido un bungalow en la playa, el hotel elegido después de mucho mirar fue el “Filitheyo Island Resort”. Deciros que a diferencia de otros destinos, elegir el Resort de Maldivas requiere de tiempo y tener las ideas claras de lo que se pretende encontrar. Hay hoteles muy buenos pero que no tienen reef con acceso directo desde la playa para el buceo (y te tienen que trasladar en barca), otros que no tienen la típica laguna con los bancos de arena de las postales, otros carísimos, otros baratos pero rozando lo cutre y ochentero, otros muy señoriales, otros demasiado modernos y minimalistas, otros tipo Robinson Crusoe, otros demasiado naturales (tanto que no quitan lo que conocemos como “malas hierbas” o no barnizan la madera y siendo un 5 estrellas te da sensación de descuidado),unos muy pequeños, otros igual demasiado grandes…unos te incluyen sólo el desayuno y otros en cambio tienen posibilidad de todo incluido… en fin, hay que marcarse un presupuesto y valorar qué es lo que se quiere encontrar en el Resort, ya que es un destino donde no puedes salir a tomarte algo a otro sitio, por lo que la elección del hotel es muy pero que muy importante.

Para los que les interese el hotel en el que estuvimos nosotros, que su relación calidad-precio dentro de lo que buscábamos en Maldivas, está muy bien, con reef directo, buena playa y además tiene la ventaja de ofrecerte un todo incluido. A continuación una breve descripción:

Hotel Filitheyo (Primera Superior) es lo equivalente a un 4 estrellas, aunque es muy difícil de catalogar ya que el paisaje es único y muy especial,
se encuentra en el Atolón Faafu, a unos 45 minutos en hidroavión del aeropuerto de Male. Dispone de 125 habitaciones divididas en: Superior:bungalow adosadoSon como casitas adosadas situadas en la playa y con vistas al mar, todo es con vistas al mar, ya que puedes caminar alrededor de toda la isla, con aire acondicionado, minibar, teléfono, caja de seguridad, reproductor de CD, TV (ni la pones, es que no te hace falta en un lugar tan natural como este, para mi, sobra) secador de pelo y baño abierto con ducha exterior. Tengo que deciros que estos bungalows son las más económicos, pero no tienen tanta intimidad.

Deluxe (DLX): son como las anteriores, pero en bungalows individuales (esta fue la que nosotros reservamos y al quinto día para no perdernos la experiencia hicimos un upgrade a un overwater pagando allí mismo la diferencia de precio) con bañera y facilidades para té y café.

bungalow

Water Villas:construidas sobre pilotes, también con las facilidades descritas, además de bañera con jacuzzi y terraza solárium con acceso directo al mar.

overwater

Se completa con restaurante principal y otro a la carta, ambos con el suelo de arena de playa, y en algunas zonas de madera, 2 bares (uno de ellos en la piscina), infinity pool, gimnasio, Spa, y deportes como vóley playa, tenis de mesa, windsurf, catamarán y submarinismo, además de excursiones.
Posibilidad de realizar su régimen en TODO INCLUIDO: desayuno, almuerzo y cena en el restaurante principal; todas las bebidas entre 10 am y 24 hrs servidas en vaso: agua mineral, refrescos, vino de la casa, zumos enlatados, cerveza y una selección de bebidas alcohólicas; una excursión de pesca nocturna y una excursión de medio día. Para mi, el TODO INCLUIDO en Maldivas es un punto a favor, ya que al ser un destino donde hace calor (pero no sofocante), se bebe mucho…
y en lo que menos tienes que pensar es en si te puedes permitir otra cervecita o no…

bar de la piscinaEn líneas generales tiene un encanto especial, y relación calidad precio como os decía al principio está muy bien, he de decir que no es un hotel lujoso, para los que busquen lujo, Maldivas posee una amplia gama de hoteles de los más lujosos del mundo pero a unos precios desorbitados, que para unos cuentos se nos van mucho de precio, jejeje. Resumiendo, es un hotel natural, sencillo y cuidado, situado en una isla preciosa, con vegetación y con un buen reef para realizar snorkel.

Seguimos, nos dan la bienvenida con todo lujo de detalles, toallita refrescante, un zumo muy fresquito dentro de un coco, flores frescas y nos guían muy amablemente hacia la recepción, aquí muy rápidos, nos explican las instalaciones y nos acompañan a nuestra villa, por obra de magia, el cansancio se desvanece, dando lugar a un placentero estado de “modo vacaciones”

Lo primero, abrir el gran ventanal, respiro profundamente asimilando donde estoy… y sin más nos estiramos en la grandísima cama con dosel, comodísima…habitación sencilla, sin muchos lujos pero con todo lo necesario, y a mi que me encanta el “momento baño” en los hoteles, este no podía ser mejor, ¡¡¡todo al aire libre!!! Ducha maldiviana viendo las estrellas e incluso un pequeño jardín zen dentro del baño… ¡¡¡uauuuuu!!!

Rápidamente biquini, pareo y a descubrir este paraíso en la tierra!!

MALDIVAS SILVIA

Corro para ir a tocar el agua, saliendo del bungalow a pocos metros se encuentra la playa, preciosa, cada bungalow dispone como de su trocito de playa particular, me quedo de pie mirando al frente, la mezcla de azules que se van oscureciendo hasta la línea del horizonte que corta con el cielo de un azul más claro…foto para guardar en la retina. Simplemente sonrío. Estoy aquí. ¡Gracias Universo!

MALDIVAS JAVI

En tu bungalow dispones de dos hamacas de madera  que puedes mover a tu antojo al sol, a la sombrita de la palmera, a la fresca bajo el techado del “bungui”… ¡comodísimas! El silencio reina en las Maldivas, tan sólo el sonido constante y relajado de las olas del mar, de la brisa y del canto de los pájaros… Paseamos por la isla, casi todo el tiempo vamos solos como si fuese nuestra… eso sí, nosotros somos un tanto “activos” y pronto empezamos a hacer el “payaso” subiendo a las palmeras a jugar como niños corriendo por la playa…bañándonos en el mar… y aquí, la estrella del viaje, sólo entrando al agua, ya vemos ¡¡¡peces de colores!!! Y me digo: ¿dónde está mi equipo de snorkel? Sin perder tiempo voy a la habitación, rebusco en la maleta, y en pocos minutos ya estamos en el agua disfrutando de las maravillas que nos ofrece el océano… simplemente acierto a decir: IMPRESIONANTE, el ir buceando los dos juntos rodeados de peces y corales… ya vale la pena el viaje. Nos adentramos al reef y de pronto: ¡oooooooh! Un abismo debajo de nosotros, un cortante…para que entendáis la sensación de vértigo es como si estuvieses arriba en un rascacielos y miras hacia abajo, lo mismo pero dentro del mar…me giro hacia mi pareja y le veo  gritando haciendo burbujas (me parto de risa, parece un dibujo de un cómic gesticulando) y con la mano haciéndome el signo de : no, no, no, por ahí no voy yo… jejeje debo reconocer que da mucha impresión.Imagen Estamos buceando justo por la línea de corte entre el azul claro (donde todavía haces pie) y el azul oscuro (indicativo de una gran profundidad) podéis observar en la foto aérea de la isla, por donde hace el corte de colores es por donde se practica el snorkel. Hay peces muy graciosos que incluso te siguen, otros a los que tú les sigues hasta que se te escapan… y así se nos pasan las horas sin darnos cuenta. Esto hay que vivirlo, ¡os lo recomiendo! Después, siestecita debajo de una palmera, un buen libro y sobre las 4, hora de la merienda, nos preparan en el barecito de la piscina té, café con pastas y mini bocadillitos salados. Mas tarde, paseo, bañito observando el atardecer y ya una buena ducha bajo las estrellas… minifalda vaquera, camisola finita y a tomarnos un cóctel antes de cenar mientras disfrutamos de la entrada de la noche. Esto promete, me digo.MALDIVAS06 144La cena, muy buena, puedes probar platos típicos al igual que occidentales… y antes de ir a dormir, unos chupitos de tequila, azúcar moreno y naranja (todo un descubrimiento) dejándonos llevar por una buena conversación y un agradable clima. Nos quedamos los últimos, aquí la gente no trasnocha… es hora de dormir. Decidimos volver por la orilla bañándonos los pies, apenas vemos nada, más que el resplandor de la luna en el agua, los overwater de fondo, el sonido de las olas…todo muy romántico y de pronto: ¡ayyyy! Nos damos cuenta que estamos rodeados de cientos de cangrejos…de noche, es cuando campan a sus anchas, jejeje nos vamos “por patas” …

Un nuevo amanecer, el fresquito de la mañana, ese aroma a naturaleza en estado puro mezclado con el olor inconfundible del mar, un paseo, un buen desayuno, y al agua…¡los peces me esperan, no pensaba que me iba a gustar tanto esto del snorkel! pasan las horas y después de haber estado todo el día en el agua, llego a la habitación, me ducho y empiezo a peinarme, aquello era imposible, no podía de ninguna de las maneras desenredarme el pelo, metía el cepillo y hacía tope con los enredos…ufff esto me agota y no estoy yo como para perder el tiempo cada día con la misma historia… una melena bastante larga y bonita, sí,pero indomable en aquellas circunstancias,lo intento,  mascarilla, mechón a mechón, imposible. Llamo a Javi y sin más  le digo: corta.

Sin pensarlo dos veces, sin preguntarme nada más, me coge con una mano la “maraña” que tenía por pelo y con la otra unas tijeras y me hace “ras” corte limpio, a los segundos reacciono, y me digo: no me puedo creer lo que acabamos de hacer, yo que desde después de la comunión no había llevado el pelo corto…pego un grito al ver mi melena en la papelera del baño…me entra la risa nerviosa, pero me miro al espejo, me paso el peine suavemente y me digo: oye, pues no está nada mal, cariño en otra vida has debido ser peluquero, no sé si a propósito o por casualidad, me hizo un corte muy “chic”, cortito por detrás y más largo y desfilado por delante.  Y así, con mi nuevo look a lo Victoria Beckham fuimos a cenar…y por supuesto, más fresquita y más cómoda para seguir buceando al día siguiente.  (podeis ver mi cambio de look comparando las fotos, jeje)MALDIVAS06 197

Al quinto día, decidimos probar los 10 minutos de masaje de regalo en el Spa que teníamos por el pack todo incluido, nos gustó tanto que reservamos un tratamiento completo de 2 horas a dúo…diré de nuevo  IMPRESIONANTE, desde la ceremonia del té de bienvenida , a la elección de las sales para el scrub, las delicadas y expertas manos de las masajistas… todo un sobresaliente. Salimos nuevos y con un aroma en el cuerpo que todavía recuerdo.

MALDIVAS06 166Y así,  pasan los días hasta que decidimos cambiar a un overwater.

MALDIVAS06 089Una vez en las Maldivas, tenemos que vivir esta experiencia,  despertarse observando la inmensidad del mar turquesa, ¡no tiene precio! Y si eres de los que meditan cada día, hacerlo en un lugar tan especial como este, mirando el horizonte, dejándote llevar por el sonido de la naturaleza…es un placer para los sentidos y si nunca has meditado, es un buen momento y sitio para empezar, simplemente, acomódate, espalda recta, respiración nasal profunda, no pienses en nada, desconecta de todo… disfruta de la inmensa calma, cada poro de tu cuerpo te lo agradecerá….

Qué emoción, tantas veces viendo las fotos en las revistas de viajes y ¡vamos a experimentarlo! Abrimos la puerta y empezamos a mirarlo todo, ¡qué bonito! en este caso nada más entrar estaba el baño con ducha separada y bañera de hidromasaje y a continuación la gran cama con dosel y enfrente un ventanal ¡enorme! salgo fuera, desde la terraza solárium tenemos acceso directo al agua por unas escaleritas, ya no podemos pedir más, nos pasamos el día haciendo snorkel y mirando el paisaje desde un balancín situado en la terraza de la villa.MALDIVAS06 257Aquí, he vivido dos momentazos para recordar…

Estoy buceando tranquilamente, pececito por aquí, pececito por allá…un coral, unas algas de colores…y de pronto… un banco de cientos de peces se giran bruscamente hacia mí y me viene un recuerdo de un documental del  National Geographic que cuando los peces hacen esto es porque se encuentran en peligro porque un animal más grande va a por ellos y … en una centésima de segundo me uno a la manada de peces y no sé ni cómo en  tres brazadas llego a las escaleritas y las subo todas de golpe aún llevando ¡las aletas! Me giro, suspiro alviada con la adrenalina al límite, y allí está, a pocos metros de mi, un tiburón, ¡sí, sí!! No es muy grande pero impresiona, es mi primer contacto con los tiburones. tiburon maldivasJavi al escuchar  mi grito, me dice: ¿y tu has estado toda la tarde ahí? yo ya no me meto más, jejeje prefiero el “tumbing”…

.MALDIVAS06 230Hablando con un chico del personal del hotel, nos comenta que los tiburones se acercan a la zona de los overwater al atardecer y al amanecer que es cuando cazan para comer y efectivamente, los volvimos a ver cada día a esas horas pero esta vez desde arriba. Y yo seguí con el snorkel pero evitando esas horas…por si acaso.

MALDIVAS06 123

Y una noche, estando yo tranquilamente en la terracita de la villa viendo el horizonte, las estrellas y el reflejo de la luna en el mar, (parece un tópico e incluso un tanto “pastelón” pero es que en Maldivas es así, puedes pasarte horas admirando la belleza del paisaje)veo algo grande chapotear, me acerco y de pronto puedo adivinar lo que era, una familia entera de “mantas raya” nadando elegantemente y haciendo como una “v”, parece como si estuvieran realizando una coreografía para mi, llamo sin alzar mucho la voz: ¡¡Javi, Javi, corre, ven!! Y nos quedamos perplejos cómo danzaban a sus anchas estas criaturas marinas a un par de metros de nosotros. De nuevo IMPRESIONANTE.

La primera noche en el overwater, es un tanto extraña, ya que debes acostumbrarte al sonido de las olas chocando sobre el arrecife y  los pilones debajo de ti. También hemos tenido una noche de tormenta, y debo reconocer que daba un poquito de “cague”  el sonido fuerte del agua, el viento y las olas… Todo son experiencias, y mi recomendación sería la siguiente: si eres de los que te gusta aposentarte en un mismo lugar, repartir la estancia, mitad en una villa en la playa y mitad en un overwater. Y si te gusta más moverte, estar mitad estancia en un hotel en la playa y la otra mitad cambiar a otro Resort en un overwater (esto puede encarecer un poco más el viaje) pero  por lo menos disfrutareis de más variedad de paisajes. Cuando volvamos, que seguro que algún día lo haremos con nuestra hija, no quiero que mi pequeña, con lo que le gusta el agua, se pierda este paraíso, repartiremos la estancia en dos complejos.

Y por último y siguiendo mi máxima, no hay un destino mejor ni peor que otro, simplemente es elegir el lugar según lo que busquéis en ese determinado momento de vuestra vida.

En este caso, Maldivas os lo aconsejo si buscáis: tranquilidad, intimidad, playa, relax, buena comida, paseos, vistas impresionantes, paisajes de ensueño y como no, buceo, ya que es uno de los mejores destinos para bucear y conocer el fondo submarino del mundo. (Me dejo para otro post, el tema del buceo con bombona, ya que merece un apartado especial). También sería ideal como complemento final a un viaje como por ejemplo un recorrido por Sri Lanka, India…

Ahora si lo que te gusta es la fiesta, el cachondeo, los deportes acuáticos de motor ó dar clases de aquagym en la piscina, mejor elegir un complejo del caribe. Que como os decía antes, no es que sea ni mejor ni peor, son diferentes y cada destino es para una ocasión.

Maldivas, ¡¡Hasta pronto!!

MALDIVAS06 121
Anuncios

10 pensamientos en “MALDIVAS

  1. Me encantó tu relato!!! Una maravilla. Un lugar único. Estuve este año en el mismo hotel y comparto todo lo que cuentas. Gracias por compartirlo!!!!

    • Muchas gracias por el comentario!! Ahora estoy preparando otro post sobre mi viaje a COSTA RICA por libre.
      Si te apetece seguirme, puedes darle al “seguir” que aparece en la parte inferior derecha de la web. saludos!!!Silvia

  2. En el enlace puedes ver una selección de hoteles, lo dicho, puedes escribirme al mail y lo vemos o buscamos alguna oferta o si tienes en mente un hotel en concreto, lo vemos👌🏼👌🏼👌🏼

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s